Qué es un granuloma eosinofilo

El granuloma eosinofilo o eosinofílico como también puede llamarse es una enfermedad que se genera a partir de una alteración en los eosinófilos.

Esta alteración es una modalidad de las histiocitosis de células de Langerhans, las cuales se proliferan de una forma benigna y se acompañan de lesiones solitarias o múltiples en los huesos.

En principio, esta es una condición que puede tener dos patologías: una patología humana y una patología veterinaria, afectando principalmente a los gatos.

Ahora bien, la diferencia entre la patología humana y la patología veterinaria es que en los animales se presenta en la piel como una reacción cutánea, mientras que en las personas se presenta como una reacción ósea.

La histiocitosis de células de Langerhans en personas también puede verse en otras modalidades como: la enfermedad de Letterer-Siwe (la cual es la más severa) y la enfermedad Hands-Shuller-Christian que suele afectar a los niños con edades entre tres y doce años.

A continuación veremos a más detalle cuáles son los síntomas y el tratamiento recomendado.

Síntomas del granuloma eosinofilo en personas

Como hemos mencionado anteriormente, los granulomas eosinofílicos son considerados como un tipo de histiocitosis benigna. Suele darse principalmente en adolescentes y en jóvenes adultos (es decir, entre 18 y 25 años).

En cuanto a sus síntomas, se pueden dar diferentes lesiones líticas unifocales en huesos como el cráneo, las costillas y el fémur.

Por lo tanto, el síntoma principal de ello es dolor en los huesos y fracturas patológicas.

Es importante que, si presentas estos síntomas, acudas cuanto antes a un médico especialista para determinar cuál es el origen de tales síntomas, entre los cuales pueden estar los granulomas eosinófilos.

Síntomas de granuloma eosinofilico

Síntomas de los granulomas eosinófilos en gatos

Los gatos son los animales más propensos a sufrir de un granuloma eosinófilos y se es manifestado a través de entre una a cuatro patrones de enfermedad de la piel.

A continuación miraremos cuales son los tipos de granulomas eosinofilicos en gatos y cuáles son los síntomas de cada uno:

Placa eosinofílica

Se caracteriza por ser un sarpullido que está compuesto de diferentes protuberancias rojas color salmón esparcidas a través de la superficie de la piel del gato. Generalmente suele ubicarse en el abdomen ventral y en la cara interna del muslo.

Úlcera Labial

La úlcera labial es un tipo de granuloma eosinófilo en gatos y se encuentra ubcada de forma superficial en el labio superior del diente canino superior.

Granuloma y sus síntomas para gatos

Granuloma colagenolítico

En este caso se trata de una hinchazón firme que puede llegar a ulcerarse. A su vez, estas se pueden llegar a formar en la cara, en la boca o en las patas del gato. De igual manera también pueden formarse granulomas lineales en las patas traseras.

Dermatitis eosinofílica atípica

Es causado por la alergia a las picaduras de mosquitas y las lesiones que se forman en las partes del cuerpo con menos vello, por lo que se facilita de alguna forma la alimentación de los mosquitos.

Las lesiones son protuberancias rojas, úlceras superficiales y costras.

Tratamiento para el granuloma eosinofilo

El tratamiento se basa principalmente a encontrar e identificar cuáles es la causa subyacente, tanto en personas como en animales. Generalmente es causado por algún tipo de alergia, infección o enfermedades autoinmunes.

Sin embargo, se suelen utilizar corticosteroides o ciclosporina para tratarlo.

Recomendaciones Finales

Si te has hecho una prueba de sangre y los valores de eosinófilos están variando o presentas alguno de los síntomas que se han descrito anteriormente lo más recomendable es que acudas a un médico especialista para determinar el origen y aplicar un tratamiento eficaz para sanar.

Por último, evita la automedicación. Todas las recomendaciones aquí dadas deben ser supervisadas por un médico.

 

Qué es un granuloma eosinofilo
5 (100%) 2 votes