Mastocitos


Los mastocitos son células del tejido del sistema inmune.

Tienen la función de ser respuestas inflamatorias, tal como sucede con la hipersensibilidad y las reacciones alérgicas.

¿Dónde se encuentran? Están diseminados a través de los tejidos conectivos del cuerpo, sobre todo debajo de la superficie de la piel, muy cerca de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos.

Básicamente están dentro de los nervios en todo el sistema respiratorio, el tracto digestivo y urinario.

Estos mastocitos almacenan distintos mediadores químicos diferentes.

Entre ellos están la histamina, interleucinas y proteoglicanos y otras enzimas en gránulos gruesos que se encuentran en el citoplasma de la célula.

Cuando hay estimulación por un alérgeno, los mastocitos liberan el contenido de los gránulos en los tejidos circundantes.

Importancia de los mastocitos

¿Qué son los mastocitos?

Los mastocitos, también conocidos como labrocitos, son una especie de glóbulo blanco.

Para ser un poco más específicos, es un tipo de granulocito que se deriva de la célula madre mieloide que forma parte de los sistemas inmunitario y neuroinmune. A su vez, contiene muchos gránulos ricos en histamina y heparina.

Tienen una función muy importante tanto en la alergia como en la anafilaxia.

No obstante, también juegan un papel fundamental en la cicatrización de heridas, angiogénesis, tolerancia inmune, defensa contra patógenos, y función de barrera hermatoencefálica.

Por su forma y por su función, los mastocitos guardan cierto parecido o similitud al basófilo, que también es un tipo de glóbulo blanco. Es tanta la similitud que durante un tiempo se pensó que los mastocitos eran basófilos residentes de tejido.

Estructura de los mastocitos

Como hemos comentado anteriormente, son muy similares a los granulocitos basófilos.

Las dos son células granuladas que contienen histamina y heparina; en este caso, ambas sustancias cumplen una función anticoagulante.

Los núcleos de estas células difieren en que el núcleo de los basófilos está disminuido, mientras que, en lo que respecto al núcleo de los mastocitos es redondo.

En cuanto a la región Fc de la inmunoglobulina (IgE), esta se una a mastocitos y basófilos cuando los paratopes de IgE se unen a un antígeno.

Gracias a ello, se provoca que las células histamina y otras sustancias que controlan la inflamación.

Por todas las estos parecidos es que se dice que los mastocitos son basófilos que se han podido alojar en los tejidos del cuerpo humano.

Aunado a esto, comparten un precursor común en la médula ósea.

Ahora bien, una diferencia entre ambas células es que los basófilos dejan la médula ósea cuando ya maduran; mientras tanto, un mastocito (o varios) circulan en la sangre de una manera inmadura, viniendo a madurar en el tejido.

Antes de establecerse en el tejido, no existen unas características determinadas y precisas. Sin embargo, una vez que están en el tejido, toman forma y características propias.

Estas células (mastocito) se encuentran en casi todos los tejidos que rodean vasos sanguíneos y nervios. Entre los sitios en los cuales más abundan están la piel, la mucosa de los pulmones y el tracto digestivo (boca, conjuntiva y nariz).

Función de los mastocitos

Dichas células tienen una gran responsabilidad en el proceso inflamatorio, algo que también ocurre con los eosinófilos.

Cuando son activados pueden liberar de forma selectiva (desgranulación gradual) o a través de mediadores de liberación rápida (desgranulación anafiláctica); no obstante, también pueden liberar compuestos que inducen la inflamación, desde gránulos de almacenamiento al microambiente local.

Un mastocito (o varios) expresan un receptor de alta afinidad para la región Fc de IgE, el miembro que menos abunda en cuanto a los anticuerpos.

Dicho receptor tiene una alta afinidad, al punto en que la unión de las moléculas de IgE es totalmente irreversible. Por tanto, los mastocitos están totalmente recubiertos con IgE, la cual es producida por células plasmáticas.

Mientras tanto, las moléculas de IgE, como sucede con todos los anticuerpos, son específicas de un antígeno particular.

¿Qué sucede cuando hay alguna reacción alérgica?

Los mastocitos permanecen inactivos; pero no por todo el tiempo: luego, un alérgeno se une a la IgE ya recubierta sobre la célula.

Por lo general, estos alérgenos son proteínas o polisacáridos. El alérgeno se unifica en los lugares de unión a los antigenos que están muy cerca de las regiones variables de las moléculas de IgE que, por cierto, están unidas a la superficie de los mastocitos.

Al parecer es necesaria la unión de dos o más moléculas de IgE para activar el mastocito.

Importancia y funciones de los mastocitos

Al ser parte del sistema inmunológico, y como casi la mayoría de los órganos y células, los mastocitos también tienen una función importante en el organismo.

A continuación veremos cómo actúan los mastocitos según la condición que se presente:

Infecciones parasitarias

Cuando hay una infección por parásitos, los mastocitos se activan. La activación es a través de la señalización de IgE.

Trastornos de activación de mastocitos

Los trastornos de activación de los mastocitos son un espectro de trastornos inmunes que no se relacionadas con la infección patógena. Implican a su vez diferentes síntomas parecidos que se originan de los intermediarios de un mastocito secretado.

No obstante, difiere en cuanto a su fisiopatología, enfoque de cómo s trata y síntomas distintivos.

Enfermedad alérgica

Muchos tipos de alergias terminan desencadenando la degranulación de estas células.

Entre ellas, muchas formas de la alergia cutánea y mucosa se miden por los mastocitos; estas desempeñan un papel especial en el asma, eccema, picor, rinitis alérgica y conjuntivitis alérgica.

Anafilaxia

La anafilaxia (que es una reacción sistémica y severa a los alérgenos), la desgranulación de las células cebadas por todo el cuerpo.

Las histamina es, precisamente, una sustancia vasodilatadora liberada durante la anafilaxia.

Autoinmunidad

Los mastocitos también pueden estar implicados en lo que respecta a la patología asociada con trastornos inflamatorios autoinmunes de las articulaciones. Entre ellas se encuentran la artritis reumatoide, o el Penfigoide Bulloso.

Recomendaciones finales

Estas células son muy importantes en cuanto a la función inmunitaria.

Por ello, se recomienda siempre hacer pruebas de sangre para conocer los niveles de cada uno de los glóbulos blancos y rojos. De esa forma, en caso de algún desnivel, lo mejor es consultar directamente con un médico especialista.

Mastocitos
5 (100%) 2 votes