Macrófagos


Los macrófagos son un tipo de glóbulo blanco.

Tiene como función principal el envolver y digerir algunos microorganismos. Entre los principales microorganismos que digiere están los desechos celulares, sustancias extrañas, microbios, células cancerosas, entre otras.

A este proceso que llevan a cabo los macrófagos se le llama fagocitosis y puedes mirarlo a detalle aquí.

Los organismos llamados fagocitos están en todos los tejidos del ser humano. En estas zonas “patrullan” en búsqueda de posibles patógenos por movimiento de ameboides.

De igual forma, los fagocitos toman diferentes formas en todo el cuerpo humano, pese a que todos forman parte del sistema de los fagocitos mononucleares.

Los macrófagos también cumplen funciones en el sistema inmunológico, tanto en la inmunidad innata como en la inmunidad adaptativa.

Estas células también son fungen como presentadores de antígenos para las células T. Cuando hay una disfunción en los macrófagos se pueden causar enfermedades graves. Un ejemplo de ello es la enfermedad granulomatosa crónica que origina infecciones frecuentes.

Información sobre los macrófagos

Para qué sirven los macrófagos

Estas células sirven para aumentar la inflamación y estimular el sistema inmune.

Sin embargo, los macrófagos también cumplen una función importante como antiinflamatorios. Aunado a ello también pueden disminuir las reacciones inmunes mediante la liberación de citoquinas.

Su denominación (nombre) puede variar dependiendo de su función en el organismo.

Los Macrófagos M1 estimulan la inflamación. Tienen a su vez la capacidad de metabolizar arginina a las moléculas de óxido nítrico. Mientras tanto, los macrófagos M2 tienen la capacidad de reparar los tejidos y disminuir la inflamación; de igual forman cumplen una función importante para metabolizar la arginina a las moléculas de ornitina.

Desarrollo de los macrófagos

Estas células suelen residir en tejidos sanos adultos.

Derivan de monocitos circulantes o pueden llegar a establecerse incluso antes del nacimiento. Si esta es el caso, se mantienen durante la vida adulta en plena dependencia con los monocitos.

Por otra parte, cuando la mayoría de estos macrófagos se acumulan en sitios enfermos, por lo general derivan de monocitos circulantes.

Cuando un monocito se introduce en el tejido dañado mediante el endotelia de un vaso sanguíneo, surge un proceso llamado “extravasación de leucocitos”. Este proceso sufre una serie de cambios hasta convertirse en un macrófago.

Luego, los monocitos son atraídos por un sitio dañado por sustancias químicas a través de la quimiotaxis. Esta última se desencadena por diferentes estimulos que incluyen células dañadas, patógenos y citoquinas liberadas por los macrófagos.

Se diferencian de los neutrófilos de vida corta, puesto que estas células no viven tanto tiempo como los macrófagos que duran meses en el organismo.

Función de los macrófagos

Función en el organismo

Un macrófago es, básicamente, un fagocito profesional.

En ese sentido, están especializados en la eliminación de células muertas y restos celulares. Dicho papel es importante en la inflamación crónica, puesto que las etapas tempranas de la inflamación suelen estar dominadas por neutrófilos; estos a su vez son ingeridos por algún macrófago si alcanzan la mayoría de edad.

 Fagocitosis

La fagocitosis se conoce como un proceso del organismo. En este proceso diversas células pueden digerir y capturar partículas nocivas o diferentes alimentos.

En este caso, los neutrófilos primeros son atraídos a un sitio, donde proceden a proliferarse. Luego es que son fagocitados por un macrófago o varios.

Básicamente podemos decir que un macrófago consume o infiere un neutrófilo envejecido.

Por lo general, cuando se habla de la eliminación de las células moribundas, se maneja mediante los macrófagos fijos. Estas células suelen encontrarse en lugares fujos como los pulmones, huesos, bazo, tejido conjuntivo, tejido neural, entre otros.

Cómo es el proceso de eliminación de células moribundas

Cuando un macrófago ingiere un patógeno, este queda atrapado en un fagosoma; posteriormente se fusiona con un lisoma.

Función de los macrófagos

En la cicatrización de heridas

Aunque no lo creas, estas células también son fundamentales para curar heridas. Suelen reemplazar los neutrófilos polimordonucleares en el segundo día de la herida.

Los monocitos se transportan hasta el lugar de la herida siendo atraídos por plaquetas y otras células. Una vez que están en el sitio de la herida, estos maduran en macrófagos.

Como dato curioso, es importante que sepas que el Bazo contiene la mitad de los monocitos del cuerpo que están listos para ser desplegados en el tejido lesionado.

¿Qué hace un macrófago o varios en el lugar de la herida? La tarea principal es fagocitar las bacterias y los tejidos dañados. También es desbridar el tejido dañado liberando proteasas.

En la regeneración de las extremidades

Además de consumir restos de material, los macrófagos también pueden estar involucrados en la regeneración de las extremidades de la salamandra.

Algunos científicos han eliminado los macrófagos de la salamandra y a partir de allí la respuesta ha sido una falla en la cicatrización.

Regeneración muscular

Para comprenderlo un poco mejor, debemos saber que existen dos oleadas de macrófagos cuando hay un músculo dañado.

La primera ola es un grupo de fagocitos que aparece cuando el uso muscular aumenta. Esta oleada puede causar lisis e inflamación en tus músculos e inflamación.

Luego, en la segunda oleada, se distribuye otro grupo de no fagocitos que a su vez se esparcen cerca de las fibras regenerativas. La primera oleada no tiene ningún beneficio sobre el músculo, mientras que la segunda sí.

Los científicos aseguran que los macrófagos liberan sustancias solubles que afectan directamente pero de forma positiva en la profliferación, diferenciación, crecimiento, reparación y regeneración del músculo.

Retención del pigmento

Se pensaba hasta hace poco que el pigmento introducido en la piel humana de forma artificial manchaba los fibroblastos dérmicos.

No obstante, son absorbidos por los melanófagos, que a su vez son un subconjunto de macrófagos residentes en los tejidos capaces de absorber pigmentos.

Recomendaciones Finales

Como habrás visto, los macrófagos son unas células con un papel fundamental en el organismo.

Además de cumplir diferentes funciones en el sistema inmunológico, también puede tener tareas en cuanto a la reteneción de los pigmentos, la regeneración muscular, entre otras.

Si hay una variación en los niveles de macrófagos se pueden originar diferentes trastornos o enfermedades en el organismo.

En caso de que hayas hecho una prueba de sangre específica y este valor esté fuera de lo normal, lo recomendable es visitar a un médico especialista.

 

Macrófagos
5 (100%) 1 vote