Histología de los eosinófilos


Los eosinófilos, también llamados por algunos biólogos como acidófilos, son una variación de los leucocitos que a su vez es una forma de glóbulos blancos en el sistema inmune. Cuando hablamos de la histología de los eosinófilos nos referimos a su composición, estructura y características del mismo.

Conocerlo nos ayudará a determinar de una mejor forma cuál es su función en el organismo. De igual forma también contribuye a que sepamos cómo tratar alguna enfermedad relacionada al eosinofilo alto o bajo.

A continuación aprenderemos un poco más sobre la histología de los eosinófilos:

Qué son los eosinófilos

Como ya hemos mencionado, se trata de una variación de los glóbulos blancos. Controlan junto a los mastocitos y los basófilos  todos los mecanismos asociados a la alergia y al asma.

Se forman en la médula ósea durante el proceso de hematopoyesis y no se multiplican una vez estando en la sangre.

En los individuos normales la cantidad de eosinófios constituyen generalmente entre un 1-3% de los glóbulos blancos. Suelen residir en los tejidos de los órganos luego de ser liberados en el torrente sanguíneo.

Composición de los eosinófilos

Su composición química se basa en gran parte por granos citoplasmáticos. Estos se denominan “gránulos cristaloides” debido a su núcleo granular cristalizados.

A su vez, estos cristales contienen 4 proteínas:

  • Proteína básica principal (Arginina): esta proteína es la encargada de suministrar la acidofilia al grano y está localizada en la estructura cristalina. Esta proteína básica principal funciona dentro de la histología de los eosinófilos como la que induce la degranulación de mastocitos y basófilos, y suele estar implicada en la remodelación del nervio periférico.
  • Proteína Catiónica Eosinófila: esta proteína crea poros tóxicos en las membranas de las células diana, lo cual permita la entrada potencial de otras moléculas citotóxicas a la célula. También puede inhibir la proliferación de las células T.
  • Peroxidasa del eosinófilo: esta forma especies reactivas de oxígeno que promueven el estrés oxidatio en el organismo, causando por lo tanto la muerte celular.
  • Neurotoxina derivada del eosinófilos.

Después de la activación por un estímulo inmune, los eosinófilos se degranulan para liberar todas las proteínas que hemos mencionado anteriormente, y a su vez son capaces de inducir daño tisular y disfunción.

Cabe destacar que la proteína básica principal, la peroxidasa de eosinófilos y la proteína catiónica llegan a ser bastante tóxicas para diversos tejidos.

Estructura de los eosinófilos (histología de los eosinófilos)

Tienen una estructura central cristalina. Esta estructura se compne de láminas paralelas, que a su vez e rodean por una matriz menos densa a los electrones.

Funciones de los eosinófilos

Por último, en esta histología de los eosinófilos debemos mirar cuál es su función.

Aunque tiene muchas funciones, se conoce como fundamental la lucha en cuanto a las infecciones virales, al igual que como mediador en las respuestas alérgicas.

Los eosinófilos también suelen ser responsables del daño tisular y la inflamación en muchas enfermedades, como lo es el asma, por ejemplo.

Cuando existe una alta cantidad de eosinófilos en la mucosa nasal se considera importante al diagnosticar la rinitis alérgica.

El origen de los eosinófilos

Estos tienen su origen en la médula ósea. Su proceso de creación y maduración dura aproximadamente 8 días y luego es liberado al torrente sanguíneo.

Luego de estar en el torrente sanguíneo por al menos 10 horas, traspasan los vasos sanguíneos y hasta llegar a los tejidos conectivos.

Una vez que se alojan en el tejido conectivo pueden durar entre una a dos semanas estando allí; no más.

Conclusión

En definitiva, los eosinófilos tienen una importancia muy grande dentro del sistema inmunológico y a partir de allí es un objeto de estudio constante. Son muchas las enfermedades que pueden ser determinadas a través de una variación de sus niveles.

Histología de los eosinófilos
5 (100%) 1 vote