EOSINOPENIA » Valores, Causas, Consecuencias, Soluciones

La eosinopenia es una condición que está relacionada directamente a los eosinófilos bajos. Los eosinófilos por su parte son un tipo de glóbulo blanco que, como todo glóbulo blanco, tiene una función importante dentro del sistema inmunológico.

Los eosinófilos por su parte funcionan como reguladores cuando se trata de alergias y otras enfermedades como la fiebre del heno o el asma.

En ese sentido, cuando los niveles de eosinófilos están muy bajos, no pueden cumplir con su función dentro del sistema inmunológico para combatir diferentes enfermedades.

Ahora bien, para saber cuándo hay eosinopenia debemos primero saber cuáles son los niveles y valores normales de eosinófilos en la sangre. Aunado a ello, también conoceremos cuáles son las causas y algunas recomendaciones para mantener los eosinófilos en buenos niveles.

Eosinopedia

Valores de los eosinófilos para determinar la eosinopenia

El recuento de los eosinófilos de forma normal debe ser de menos de 500 células de eosinófilos por microlito de sangre, pero no menos 50 células eosinófilos por microlitro de sangre. Cuando los niveles son mayores a 500 estamos frente a una posible eosinofilia, mientras que si es menor de 50, estaríamos posiblemente frente a una eosinopenia.

Causas de la eosinopenia

Las causas de la eosinopenia pueden ser variadas unas de otras, de manera que, para conocer con certidumbre cuál es la causa principal, deberá consultar con un médico especialista que lo determine y aplique un tratamiento para ello.

A continuación miraremos las principales razones por las cuales puede surgir la eosinopenia en el organismo:

Anemia aplástica

La anemia aplástica es una enfermedad un poco extraña en la que la médula ósea y las células madres están dañadas. Por lo tanto, existe una deficiencia en los tres tipos de células sanguíneas: los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Como hemos visto anteriormente, los eosinófilos son parte de los glóbulos blancos, por lo que si existe una anemia aplástica directamente esto influirá en los eosinófilos disminuyendo su producción y provocando así la eosinopenia.

Suele ser un poco más frecuente en adolescentes y jóvenes adultos hasta los 23 años. Puede estar causado como una enfermedad hereditaria, por una enfermedad inmune o por exposición a drogas, químicos o radiación.

Como tratamiento para ello se recomienda utilizar fármacos inmunosupresores: globunia anti-linfocito o globulina antitimocito. Estos últimos se combinan con corticosteroides y ciclosporina.

También se puede tratar realizando un transplante de células madre hematopoyéticas.

VIH

El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una enfermedad causada por el virus de VIH (virus de inmunodeficiencia humana). Esta enfermedad tiende a alterar nuestro sistema inmunológico, haciendo que no funcione correctamente y sea muy cuesta arriba hacer frente a enfermedades.

Mientras más va progresando el virus, la debilidad frente a las enfermedades es aún mayor.

La causa de la enfermedad es el virus, que a su vez, de momento, tiene una procedencia desconocida. La transmisión de este virus se puede dar por tres vías principales:

  • Sexual: ocurre cuando hay contacto con fluidos sexuales infectados, incluidas las tres formas de relaciones sexuales (vaginal, oral, anal) o cuando se comparten objetos sexuales infectados.
  • Transmisión perinatal: una madre con VIH positivo puede transmitir dicha enfermedad a su hijo durante el parto, embarazo y lactancia.
  • Sanguínea: se puede dar mediante las transfusiones de drogas o al compartir y reutilizar jeringas contaminadas.

El eosinopenia puede ser una de las formas de determinar que hay una enfermedad como el VIH en el organismo. ¿Por qué? Porque al tener niveles por debajo de lo normal y aún habiendo realizado el tratamiento y seguidas las recomendaciones continúan los niveles bajos, pues es un síntoma claro de que se podría estar frente al VIH.

Infecciones severas

Las infecciones severas son a menudo una de las causas de la eosinopenia. Existen diversas formas de contraer una infección, pero a partir de allí, deben ser tratadas de inmediato para evitar un daño mayor en el organismo.

Los eosinófilos suelen combatir muchas infecciones, pero si la infección es muy fuerte, podría terminar consumiendo la cantidad de estas células que se producen, disminuyendo su cantidad en la sangre periférica y en los tejidos en los cuales podrían estar alojados.

Entre las infecciones más conocidas podríamos encontrar:

  • Infección urinaria.
  • Infección de la piel.
  • Infección bacteriana, que a su vez puede afectar diferentes partes y órganos del cuerpo.
  • Infección vaginal.
  • Infección genital.

El tratamiento para cada una de estas infecciones suele ser diferente. Si cumples con la sintomatología de una infección, probablemente tus defensas bajen cuando no se acompaña con el tratamiento adecuado.

En ese caso, consulta con tu médico de cabecera para determinar cuáles son las causas de la infección. De igual manera, también existen muchos remedios caseros que pueden servir para combatir ciertas enfermedades.

Enfermedad de Cushing

En cuanto a la enfermedad de Cushing, esta puede ser también una causa de la eosinopenia.

Es causada por el síndrome de Cushing, la cual se caracteriza principalmente por una mayor secreción de la hormona adrenocorticotrópica de la hipófisis anterior. A su vez, suele ser el resultado de una pituitaria adenoma o puede estar relacionado al exceso de producción de hipotálamo, la cual estimula la síntesis de cortisol por las glándulas suprarrenales.

Los principales síntomas para determinarla son: aumento de peso, estrías rojas, cara roja, exceso de grasa alrededor del cuello, mala memoria a corto plazo, presión arterial alta, entre otras.

De igual forma, para determinarlo y hacer un tratamiento para ello lo mejor es consultar con un médico especialista.

Tratamientos con corticoides

Por lo general los corticoides son recetados para combatir ciertos tipos de alergias, asma e incluso la fiebre del heno, enfermedades y condiciones que ya de por sí los eosinófilos combaten.

Estos medicamentos, además de controlar la reacción del cuerpo humano frente a la alergia u otras condiciones, si se usan en exceso puede terminar disminuyendo los niveles de eosinófilos en la sangre, produciendo de esta manera la eosinopenia.

También puede estar causada en menor porcentaje por niveles altos de estrés o intoxicación por alcohol.

Tratamiento para la eosinopenia

No existe un tratamiento directo para la eosinopenia, sino que deben tratarse en todo caso las causas y enfermedades subyacentes a ella.

En ese sentido, lo recomendable es realizar nuevamente las pruebas de sangre para determinar si los valores se mantienen o no, y a partir de allí, en caso de que continúen bajos, visitar a un médico de confianza.

De igual forma, eliminar malos hábitos (drogas, tabaco, estrés excesivo) y adoptar una buena alimentación acompañada de ejercicio son elementos que producen una mejoría notable en los niveles de eosinófilos.

Tomar agua 8 veces al día, dormir mínimo 7 horas por la noche e incluso evitar alimentos dañinos ayuda a desintoxicar el cuerpo y por ende la sangre.

Eosinopenia

Conclusión

Si has realizado un recuento de tus eosinófilos y están por debajo de 50 células eosinófilas por microlitro de sangre entonces podrias estar frente a la eosinopenia

Generalmente la eosinopenia es un indicador de que existe alguna enfermedad subyacente que está causando un recuento bajo en los glóbulos blancos, o en especial los eosinófilos.

Evita la sobredosis de medicamentos corticosteriodes y realiza la prueba de sangre en al menos dos laboratorios para saber si realmente es eficaz.

En todo caso, el tratamiento para esta condición se basa en mirar cuál es la enfermedad subyacente y tratar a dicha enfermedad para que así se normalicen los niveles y la producción de eosinófilos y glóbulos blancos en general.

EOSINOPENIA » Valores, Causas, Consecuencias, Soluciones
5 (100%) 3 votes