Eosinófilos bajos y cómo aumentarlos

Los eosinófilos se conocen por ser uno de los tipos de glóbulos blancos o leucocitos involucrados en la respuesta inmune contra los agentes patógenos. Dado que su función es realmente importante, resulta fundamental mantener unos valores óptimos de eosinófilos en la sangre, pues un nivel demasiado bajo podría exponer a nuestro cuerpo a múltiples enfermedades e infecciones, comprometiendo enormemente nuestra salud.

Por eso, en esta ocasión queremos brindarte algunos consejos para aumentar los eosinófilos bajos, lo que te ayudará a mejorar tu sistema inmune y, por consiguiente, tu estado de salud.

¿Qué se consideran un nivel de eosinófilos bajo?

Los médicos y especialistas de la salud recomiendan que los niveles de eosinófilos correspondan a entre el 1% y el 4% de las células blancas de la sangre, de manera que una cantidad menor a 50 células por microlitro de sangre es considerada una señal infalible de eosinopenia, lo que concierne a un recuento de eosinófilos bajo.

La eosinopenia puede ser el resultado de enfermedades o condiciones subyacentes, como es el caso de la anemia aplásica, el VIH o sida, la enfermedad de Cushing, la intoxicación por alcohol o algunas infecciones severas.

¿Cómo aumentar los eosinófilos bajos?

Existen ciertas medidas que podemos tomar para aumentar los eosinófilos bajos, entre las cuales tenemos:

Mantener una alimentación saludable

La alimentación es fundamental para mejorar tanto el estilo de vida como para tener una salud impecable. Uno de los factores que puede disminuir la cantidad de leucocitos y, por supuesto, eosinófilos, es precisamente la mala alimentación.

Por lo tanto, tener una dieta suficientemente balanceada puede contribuir directamente a una mejoría en todos los valores de la sangre, especialmente en las defensas.

Para llevar una alimentación saludable, lo mejor es incluir suficientes proteínas, carbohidratos complejos. Los vegetales y frutas también ayudan a mejorar la salud de una forma rápida y eficaz.

Realizar actividad física de manera frecuente

La dieta debe estar complementada con ejercicio para una mayor eficacia, sobre todo cuando se trata de eosinófilos bajos. Al menos 30 minutos diarios de ejercicio cardiovascular puede ser suficiente, a menos que se tengan otros objetivos.

Beber suficiente agua durante el día

El agua es vital. Entre sus funciones, además de hidratar al organismo, también contribuye a mantener un sistema inmunológico en excelente estado.

Aunado a ello, otras de las recomendaciones para subir los niveles de eosinófilos es llevando a la práctica las siguientes recomendaciones:

  • Descansar adecuadamente, durmiendo entre 7 y 8 horas diarias.
  • Incluir alimentos beneficiosos como la miel de abejas, el té verde (menos de 5 tazas al día) y las infusiones de ginseng para aumentar las defensas.

Por supuesto, es importante que acudas a un especialista médico para conocer las causas que han desencadenado dicha disminución en tus valores de eosinófilos, y así obtener el tratamiento adecuado que permita regular tales niveles para asegurar una buena salud.

Eosinófilos bajos y cómo aumentarlos
3.8 (75%) 8 votes